viernes, 7 de enero de 2011

Mi castigo

Cierto es que todavía te amo,

Pero mis ojos ya no te buscan,

Y mis manos ya no ansían

La trémula suavidad de tu piel.

Es cierto que aun te amo,

Pero ya no te quiero,

Mi corazón quedo inerte

Al saber que tu aun me quieres,

Pero que nunca me has amado.



Cierto es que aun te amo,

Aunque mis labios no buscan tu boca,

Aunque el amarte me deje vacío,

Es cierto que aun te amo,

Pero ya no te quiero,

Me duele tanto saber que estas ahí,

Y que jamás serás mía, aunque lo seas.



Cierto es que aun te amo,

Aunque no quiera hacerlo,

Aunque te mande al olvido,

Aunque me saque los ojos

Y me suture la boca,

Aunque me corte las manos,

He de seguirte amando,

Porque ese es mi castigo.

2 comentarios:

Marco Ramiro Hernandez dijo...

Hola, sigues con esos esos densos poemas profundos y atrapadores como una ciénaga

Liou dijo...

Interesante...