sábado, 11 de diciembre de 2010

mis ultimas palabras.


Por mas que intento mantenerme alejado de ti no puedo hacerlo, me persigues por todas partes, te veo hasta en el reflejo del agua, yo no te busco, ni siquiera lo intento, se que todo esta perdido y que no tiene remedio, no soy yo, es el destino el que se empeña en hacer que te cruces en mi camino.

Lo que mas deseo en el mundo en este momento es olvidarme de ti, olvidar que existes, y que te conocí, olvidar que te ame con toda el alma, necesito sacarme todo el amor podrido que se quedo pegado en las paredes de mi corazón, ansío borrar todos mis recuerdos de ti, quisiera volver a empezar, tener una vida donde tu no existas, donde sea libre de tu odio y tu recuerdo, donde yo no sea yo y tu no seas tu, donde seamos personas distintas que no se conocen y jamás lo harán.

Quisiera recuperar el tiempo que pase contigo para dárselo a alguien mas, pero eso no es posible, es cierto que el tiempo vuelve y que las historias se repiten, pero la mía termina aquí y ahora, prefiero arder en el infierno por toda la eternidad, aunque pensándolo bien ya lo estoy haciendo en este mismo momento, el infierno mas grande que puedo vivir es este, el saber que la persona que mas amo me odia y me desprecia, aunque eso poco importa ya, he tomado una decisión y es irrevocable, si ya estoy en el infierno que mas da que lo haga vivo o muerto, a nadie le afecta si estoy o no, ya no soy necesario aquí, y creo que voy a sufrir menos si no tengo que estarte viendo todos los días, sabiendo que me odias con todas tus fuerzas cada instante de tu vida, sabiendo que estoy maldito y que jamás voy a poder ser feliz en este mundo, pero que importa, una cosa u otra, ya nada tiene sentido, sin ti todo me sabe a tierra, y todo huele a podrido, que mas da seguir viviendo una vida sin sentido y sin dirección.

No quiero ver como te estas convirtiendo cada día mas en todo lo que yo temía, estas haciendo exactamente todo lo que yo trataba de evitar, y yo tengo la culpa, pero no puedo hacer nada, es tu decisión hacerlo y nadie puede cambiarla, ni dios, tu quieres eso y eso es lo que vas a tener, aunque después te arrepientas y llores sangre, yo no voy a estar cuando se te acabe el odio y me llames a tu presencia, será demasiado tarde, ya me habré ido, voy a morir y la culpa será tuya, y tu castigo será ver mi fantasma todos los días y volverás a amarme como antes pero no seré yo y sufrirás como nunca, y no podrás odiarme y me amaras cada vez mas aunque yo te odie, ese será tu castigo por haberme dejado morir por causa de tu orgullo.

Estas son las últimas palabras que dejo en este mundo…

No hay comentarios: