miércoles, 17 de marzo de 2010

f



Todavía no lo creo, no puedo creer que era mentira la amistad que yo creía que nos unía, y pensar que yo hubiera dado mi vida por ti sin pensarlo, en verdad todavía no puedo creerlo, me cuesta mucho trabajo darme cuenta que jamás fue reciproca la confianza que yo te tenia, tu sabes todo de mi, y yo creí conocerte, pero estaba equivocado, podía haber jurado sobre mi vida y hubiera puesto mis manos en el fuego por ti y por defender el vinculo que yo creía que nos unía, tu fuiste mi cómplice en muchas aventuras mías, pero yo jamás lo fui de ti, solamente fui un pretexto, una malla de seguridad, siempre calculaste lo que me decías, nunca fuiste sincera conmigo y jamás abriste tu corazón, y yo en cambio te entregue el mío, me volví transparente para ti, jamás te oculte nada y en cambio te conté mi secreto mas grande, la verdad me duele muchísimo todo esto, tanto que el dolor no deja salir mis lagrimas, no puedo llorar, no puedo gritar ni enojarme, es mas ni siquiera puedo estar triste. Me destruiste completamente por dentro, ya solamente queda la cáscara de lo que fui, tu te encargaste de terminar de destruir lo poquito que quedaba de mi, tu, si tu, a quien mas amaba fuiste quien mas daño me ha hecho, tu en quien mas confiaba yo me traicionaste, tu que antes fuiste el único motivo de alegría en mi vida, ahora eres lo que la llena de amargura y soledad.

No hay comentarios: