viernes, 17 de abril de 2009

cronicas teiboleras o como ligarse a una obrera del tubo parte 3

que dijeron, a este idiota ya se lo cargo la chingada, ya tiene rato que no asoma ni la nariz, pues no, se equivocan, aqui sigo todavia haciendo maldad y media jajajajaja, como ya se estaba poniendo muy cursi y ridiculo este blog aqui les dejo otra probadita de las cronicas teiboleras, puto el que no lo lea, arre lulu, ahi se ven...


Al dia siguiente a medio dia le hable para ver donde andaba, me dijo que estaba en la escuela, entonces voy a ir por ti le dije, y me contesto que salía a la 1 que pasara por ella a esa hora. A la una en punto estaba en la puerta de su escuela, la salude y salimos rumbo a altata, traía unas ganas encabronadas de comerme un molcajete y curarme la pinche cruda que traía.

Llegamos a la orilla de la playa, ella estaba contenta, aunque a ratos se quedaba seria, yo traía dolor de cabeza, pero no me importaba aguantármelo con tal de estar con ella, caminamos por la playa hasta que encontramos un lugar con mesas a la orilla del agua, nos sentamos a comer y estuvimos tranquilos platicando de todo y de nada, ella me platicaba que no era de aquí, que era de un rancho de la sierra, que se vino a estudiar pero su familia era muy pobre y no podían mantenerla ni pagarle la escuela, por eso tenia que trabajar, y como no tenia experiencia en nada ese fue el único trabajo que encontró donde podía ganar lo suficiente como para pagarse sus estudios y ayudar a su familia.

Después de tres cervezas y un plato de mariscos se me quito el dolor de cabeza y me dieron ganas de ir a dar una vuelta en el jet ski, le dije a la morrita que fuéramos a dar la vuelta y me dijo que si, que ella también tenia ganas de sentir el aire en la cara.

Cerca de ahí de donde estábamos esta la casa de playa de mi familia, y de pura suerte traía las llaves en la camioneta, llegamos de volada y saque el aparato y nos montamos, el agua estaba sola y pudimos pasearnos tranquilamente, pasamos toda la tarde platicando hasta que se llego la hora de devolvernos porque ella tenia que trabajar esa noche y yo tenia que arreglar un negocio con el pariente.

-súbete loco –me dijo el pariente cuando llegue su casa.

-vamos a ajustar unas cuentas con el chito, se ha hecho pendejo y no ha pagado.

-vamos pues –le dije yo.

-ahorita lo hacemos que pague o se lo carga la chingada. –me dijo el pariente.

Salimos quemando llanta en el civic del pariente, íbamos el y yo solos, para ajustar cuentas nosotros dos nos pintamos solos, estuvimos buscándolo un rato hasta que uno de los plebes nos aviso que estaba en un restaurante en la plaza cinepolis.

Llegamos tranquilamente y lo abordamos, estaba cenando con unas viejas y se quiso hacer el valiente, nos mando directito a la chingada, el pariente se salio y se fue, yo ya sabia lo que eso significaba, espere 3 minutos, saque la 9mm y le pegue tres tiros en la cabeza, así quedo saldada su cuenta, Salí caminando tranquilamente, nadie se atrevió a hacerme frente ni a seguirme, llegue a la puerta y ahí ya me estaba esperando el pariente con el motor encendido, salimos sin hacer escándalo, de camino a la salida nos topamos con unas patrullas, al vernos solamente nos saludaron y siguieron su camino, eran gente nuestra, ellos se encargarían de desaparecer cualquier pista que diera con nosotros.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Está historia está mega chingona brother, ojalá no sea mensual sino semanal, jajaja!! Yo no mató gente pero si un día necesitas alguien con cerebro echame un grito...buen trabajo felicidades!!