martes, 10 de febrero de 2009

heme aqui

Heme aquí, postrado ante ti, con el alma partida y con el corazón sangrando, suplicándote cariño y que pongas fin a tu enojo, se que tienes la razón, pero quisiera que comprendieras que el error que cometí fue involuntario, porque en el corazón no se manda, te juro te intente evitarlo por todos los medios, no quería que todo sucediera como paso, pero no pude evitar terminar enamorado de ti, la situación fue superior a mis fuerzas, y tus encantos son para mi lo que es un foco para una palomilla, sabia que inevitablemente terminaría mal, pero la atracción fue demasiada, no pude dejar de volar hacia la luz, y termine con las alas quemadas y con el corazón roto, y lo peor de todo es que solo conseguí perderte.

Nunca me diste la oportunidad de explicar cuales son los sentimientos que tengo hacia ti, ni que era lo que yo quería, la verdad es que yo no esperaba nada, solo quería seguir viviendo alimentado de la ilusión de que tu algún día sintieras lo mismo que yo, aunque siempre tuve presente que eso solo era una ilusión, un sueño que no se cristalizaría jamás, solamente te convertí en mi musa para robarte tu belleza y convertirla en letras, pero me costo caro mi atrevimiento, casi me costo a vida, porque nunca me imagine que enamorarme de ti me pondría al borde de la muerte, porque te convertiste en mi razón de vivir, el aire que respiraba, te convertiste en la droga que calmaba mis ansias, y termine amándote tanto que ya no puedo vivir sin ti.

Por eso heme aquí postrado a tus pies implorándote que me permitas seguir viviendo, que me dejes amarte sin esperar nada a cambio, solo eso te pido, no mates la ilusión que me mantiene vivo, porque dejaría de existir en ese momento y solo quedaría la maldad que habita en mi.

No hay comentarios: