martes, 17 de febrero de 2009

extraña coincidencia



Desde hace dos días me he puesto a hacer un análisis de mi vida, y me he encontrado con muchas cosas que nunca había tenido en cuenta, son muchas cosas las que he encontrado, pero una es la que mas me ha llamado la atención sobre las otras, no se si sea simplemente una coincidencia, o si sea algún efecto que causa mi forma de ser, no se la verdad a que se deba, pero he caído en cuenta que todas las mujeres de las que me he enamorado en algún momento de mi vida terminan alejándose de mi, con todas sin excepción ha pasado lo mismo, aunque creo yo que a ninguna le he hecho algo malo, siempre terminan alejándose completamente de mi, como si al decirles que estoy enamorado de ellas vieran al diablo, con todas me ha sucedido lo mismo, cuando solo somos amigos y yo no les he demostrado ningún interés romántico, me tienen la confianza de dormir conmigo en la misma cama, porque saben que soy un caballero y nunca me propasaría con ellas, siempre he sido muy respetuoso y atento, contrario a lo que aparento soy muy detallista y cariñoso, siempre he tratado de hacerlas sentir amadas y apreciadas, les he dado su lugar siempre y he dejado que me conozcan a profundidad, nunca he manejado una mascara como la mayoría de la gente, conmigo lo que se ve es lo que se obtiene, siempre he sido muy transparente con mis sentimientos, aunque a simple vista tengo cara de delincuente, y pareciera que siempre estoy enojado, la verdad es que rara vez lo hago, el problema que tengo es que hablo muy fuerte, y aun conociéndome totalmente y sabiendo que mis intenciones son decentes, de todos modos sucede lo mismo, después de que les digo que estoy enamorado de ellas, pareciera que ven a otra persona en mi, generalmente les da un ataque de pánico y terminan huyendo, otras se han enojado y me reclaman que porque les hago eso, como si enamorarme de ellas fuera algo prohibido, como si fuera algún pecado mortal, nunca he entendido porque sucede siempre así.

No voy a mentir, siempre que me enamoro me ilusiono muchísimo, pero a pesar de eso nunca espero nada de ellas, aprendí eso desde la primera vez que me enamore de verdad a los 16 años, ahí fue donde empezó esta extraña cadena de coincidencias, me enamore como un idiota de una muchacha hermosa, decente, inteligente, algo indecisa, pero tenia ese brillo en los ojos y esa inocencia en su mirada que hicieron que me enamorara completamente de ella, yo intente conquistarla de todas las formas que pude imaginar, siempre he creído que ella llego a sentir también algo por mi, pero eso nunca lo sabré, porque la vi por ultima vez un viernes hace mas de 11 años, nunca supe a ciencia cierta que sentía por mi, nunca me lo dijo, y eso me dejo marcado para siempre, dure un poco mas de 10 años para poder dejar de pensar en ella y de abandonar la esperanza de que nuestros caminos se encontraran otra vez, hace algunos meses me entere que se caso, y eso me dolió, pero también me libero, porque al saberla perdida esa esperanza que me mantenía fiel a ella pude comenzar de nuevo a buscar a mi alma gemela, siempre pensé que ella era, pero no era así, siempre la había sentido muy cerca de mi, y eso siempre me había confundido, esa sensación se hizo mas aguda hace poco mas de 3 años, cuando el camino de pléyades se cruzo con el mío.

El día que conocí a pley fue un día muy raro, tenia dos días sin dormir porque tenia el presentimiento de que algo muy grande estaba por suceder, y efectivamente así fue, un día como a eso de las 9 de la mañana ella marco mi teléfono, todavía recuerdo que no me dijo su nombre verdadero, las primeras 5 o 6 veces que me hablo para avisarme que me necesitaban en el trabajo me decía que hablaba mimi, y la verdad yo creí que se llamaba así hasta que un día escuche que alguien le decía pléyades, eso me confundió y le pregunte que como se llamaba y así conocí su nombre verdadero, la primera ves que la vi sentí un hueco en el estomago, sentí una sensación muy fuerte de que ella terminaría siendo muy importante en mi vida, y cuando me miro a los ojos por primera vez supe que tarde o temprano terminaría enamorado completamente de ella, y así fue, al principio yo guardaba mi distancia con ella, me limitaba a hacer mi trabajo y solamente le hablaba lo indispensable, lo hacia así no por timidez, si no por miedo a cometer una tontería, la verdad es que tenia miedo de enamorarme de ella, así paso casi un año, ella siempre que me veía intentaba sacarme platica, me preguntaba muchas cosas, yo solo me limitaba a contestarle, y ella se enojaba a veces porque yo era muy serio con ella. Así poco a poco se fue ganando mi cariño, hasta que termino por ser la persona mas importante en mi vida, al principio hubo una amistad muy fuerte entre ella y yo, pero a esas alturas yo luchaba por no caer rendido a sus pies, incluso llegue a animarla para que se pusiera de novia, y lo hizo, se puso de novia con el cady, duro creo que dos años con el, hasta hace poco que ella se dio cuenta que el no era lo que esperaba, yo para ese entonces sentía muy fuerte la presencia de mi alma gemela, sentía que estaba a un paso.

En ese momento el que fue jefe de ella salio de ahí para hacer otro negocio y yo empecé a trabajar con el, ahí fue donde entro Elizabeth en mi vida, a ella y a pley las conocí casi al mismo tiempo porque eran compañeras de trabajo, ella también me llamo mucho la atención cuando la conocí, aunque nunca le hable me encantaba verla cuando yo llegaba y ella estaba trabajando, ella siempre te contagia de alegría, es muy alegre y siempre encuentra algo para hacerte sonreír; a ella la volví a encontrar porque entro a trabajar junto conmigo al negocio nuevo, con ella siempre me lleve muy bien y nunca tuve miedo de hablarle ni de enamorarme de ella, aunque creo que termine volcando en ella todo lo que sentía por pley, llego el momento en que me llevaba tanto con Elizabeth que termine confundiendo las cosas, creí que ella era la que me hacia sentir ese cúmulo de emociones y ese amor que se me desbordaba del corazón, y aunque si termine un poquito enamorado de ella, con ella también paso lo mismo, termino alejándose de mi, aunque no quedamos en malos términos, incluso creo que después de lo que paso mi amistad con ella se hizo mas fuerte, ella se fue de la ciudad en busca de una mejor oportunidad de trabajo.

Después de que paso todo con Elizabeth, yo quede muy mal emocionalmente, y pley trato de ayudarme, yo no entendía porque seguía sintiendo que mi alma gemela estaba tan cerca, hasta que un día decidí dejar de engañarme a mi mismo y le hice frente a la realidad, ahí fue cuando descubrí que siempre había sido pley la que me hacia sentir todas esas cosas, entendí porque siempre que estaba con ella me sentía bien, y también entendí porque era el miedo que tenia a enamorarme de ella, el miedo no era a enamorarme de ella, el miedo era a perderla, por eso prefería ser solo su amigo, así fue hasta el día en que me di cuenta que ella es mi alma gemela, ese día decidí tomar el riesgo de decirle la verdad, se lo dije, y al principio pareció tomarlo bien, ella ya se había vuelto a poner de novia, yo le dije que no tenia prisa, que mis sentimientos por ella no cambiarían, todo parecía ir bien, hasta hace 20 días, un día llegue al trabajo y subí a la oficina a saludarla y ella estaba ocupada, la espere un rato para poder saludarla, pero ella me miro de una forma que me dio a entender que estaba enojada, y no me hablo, eso me partió el corazón en mil pedazos, yo no sabia porque se había enojado así, me miro con odio, como si le hubiera hecho algo imperdonable, eso me dejo totalmente confundido, no entendía que había hecho para hacerla enojar tanto, porque toda la semana anterior a eso no la había visto, el trabajo me tenia completamente ocupado, ya después empecé a investigar y a preguntarle a todos si sabían porque estaba enojada conmigo, hasta que ella le dijo a Fernanda otra amiga mía que era por los mensajes que ponía en el Messenger, la verdad no entendí porque era su enojo, si yo ya había aclarado con ella lo que sentía, y ella lo había tomado bien, no se que habrá pasado esa semana que la hizo odiarme tanto, no creo que sea tanto pecado decirle que la amo, yo entendía que estaba de novia y nunca hice nada para dañar su relación, aun conociendo cosas que ella no sabe de su novio, siempre respete eso, pero ella de todos modos termino alejándose de mi y sacándome completamente de su vida, incluso renuncio y se fue a trabajar a otra parte, yo todavía la amo, pero ella no quiere saber nada de mi, y yo respeto eso, el único problema es que me duele mucho su ausencia.

Al principio no lo resentí, porque sabia que estaba cerca, que podía verla todos los días, el saber donde estaba me daba una falsa sensación de tranquilidad, pero ahora que ya no se donde esta y ya no puedo verla, es que siento todo el peso de su ausencia, hay momentos en que siento que me ahogo, me dan muchas ganas de correr a buscarla a su casa, o investigar donde trabaja ahora para poder verla, aunque sea de lejos, pero la amo y la respeto tanto que seria incapaz de romper su privacidad, si ella no quiere verme no me queda mas que aguantarme y tratar de no volverme loco de dolor por su ausencia, nunca me había sentido así, sin ganas de nada, trabajando hasta el limite del agotamiento mental, intentando ocupar mi mente con cualquier cosa, tan solo para no pensar en ella, me duele mucho recordarla, y cada vez que lo hago se me llenan los ojos de lagrimas y tengo que alejarme de todos para que no me vean llorar, he tratado de mantenerme fuerte, pero eso me supera, ya no puedo vivir sin ella, por mas que he tratado de olvidarla no puedo, he intentado volverme a enamorar pero es inútil, mi corazón solo late para ella, y cuando dejo de trabajar no hago nada mas que pensar en ella todo el tiempo, dormido o despierto siempre esta ella presente en mi mente.

Es extraño que siempre termine pasándome, es como una maldición, como si tuviera prohibido enamorarme, no se a que se deba pero siempre es así, tanto, que ya estoy comenzando a creer que estoy destinado a estar solo todo lo que me resta de vida.

No me importaría quedarme así, si tan solo ella me hablara, aunque nunca llegara a ser mas que su amigo, eso me haría muy feliz, pero creo que eso no sucederá nunca, ojala me hubiera gritado y me hubiera dicho que no me quería, porque su silencio me hizo mas daño que si me hubiera gritado y reclamado, ojala hubiera matado todas mis esperanzas para no estar aquí sufriendo, esperando que ella cambie de parecer, no me permitió cerrar el ciclo y eso me esta haciendo mucho daño, porque mantiene viva la esperanza y eso no me deja seguir adelante con mi vida.

No hay comentarios: