viernes, 20 de febrero de 2009

confesion

Intente tanto olvidarte, por todos los medios, pero no lo he conseguido, he tratado de hacerme el fuerte, fingir que ya te olvide, que no me interesas, que no te extraño, pero la realidad es que me estoy muriendo sin ti, te extraño tanto que me hace daño estar despierto, no puedo sacarte de mi mente en ningún momento, me duele tu ausencia, te extraño tanto que quisiera correr a buscarte para verte aunque sea un momento, extraño tus ojos y la forma en que me mirabas, ayer estuve en tu antiguo lugar de trabajo, y tu recuerdo me golpeo en el corazón, tuve que hacer un esfuerzo muy grande para no llorar, la puerta estaba cerrada cuando llegue y al tocar deseaba que fueras tu la que abriera la puerta, nunca había deseado algo con tanta fuerza, nunca me había dolido tanto que no se cumpliera un deseo, me dolió el alma estar sentado en el lugar desde donde te contemplaba y ver que tu ya no estas, que hay alguien mas usurpando tu lugar, se que tu reemplazo no tiene la culpa pero la odie, la odie con todo mi corazón, quise gritarle que se fuera que ese lugar es sagrado, que es solamente tuyo, pero ella no tiene la culpa de nada.

Aun me duele recordar esa mirada fría, esa mirada que me hizo entender sin palabras que ya no me querías, cada vez que me paro en la puerta de esa oficina recuerdo ese momento y se me rompe un poquito más el corazón. Cada momento que pase contigo es un recuerdo hermoso, pero también es una lagrima que se derrama cada vez que te recuerdo, me dejaste solo y sin tu cariño, y eso es peor que morir.

Quisiera poder dejar de amarte como lo hago, pero no puedo hacerlo, no soy capaz de controlar ese sentimiento, es demasiado amor como para reprimirlo, son demasiados recuerdos para olvidar, tantos momentos bonitos, tantas miradas y gestos, tantas palabras y tantos silencios, no amor, no puedo olvidarte, me es imposible, te confieso que te amo mas cada día, aunque no te vea, aunque no escuche tu voz, este amor crece a cada segundo, se alimenta de una ilusión que no ha muerto y bebe del agua del recuerdo, es un amor que crece pero que esta destinado a morir, porque solo se mantiene con vida artificial, no se muere porque dejaste la puerta abierta, como si quisieras volver algún día, y esa posibilidad es la que le da vida a esa ilusión y no me deja olvidarte.

No me resigno a perderte, y no quisiera quedarme de brazos cruzados pero hacer algo es ir en contra de tu voluntad, y aunque quisiera hacerlo, no puedo hacerte daño. Esa situación me tiene entre la espada y la pared, se que puedo salvarte de un dolor muy grande, pero para hacerlo tendría que dañarte, pero si no lo hago de todas formas vas a salir dañada, no se que hacer, que decisión tomar, no encuentro una solución en la que tu no salgas lastimada y eso me tiene mal. Probablemente me preocupo en vano, quizá para cuando suceda todo eso yo ya no este aquí, se que mi tiempo esta contado y quería pasarlo contigo, pero tu tienes otros planes, creo que lo mejor será esperar mi momento y dejar que todo suceda como tenga que suceder.

Esta es mi confesión: te amo y siempre lo he hecho, te amo y siempre lo haré, aunque sea inútil, aunque tu no me quieras, te amo y no te olvido, te amo y te recuerdo, como lo mas preciado y valioso que me sucedió en toda mi vida, te amo y te confieso que este mortal nunca te olvida.

No hay comentarios: