domingo, 11 de enero de 2009

cronicas teiboleras, o como ligarse a una obrera del tubo parte 1

La noche comenzó como a las 9:30, para esa hora ya estaba listo, me subí a la camioneta y agarre camino, todavía no decidía donde ir, lo único que tenia claro era que esa noche no dormiría solo, después de un encierro tan largo, traía unas ganas encabronadas de mojar la brocha de carne, casi una hora estuve dando vueltas, tenia mucho tiempo que no recorría la ciudad de noche, todo estaba muy diferente de cómo lo recordaba, me extraño ver tanto trafico a esa hora, antes de que fuera encerrado, a esa hora ya estaban solas las calles, solo se veía uno que otro despistado en busca de diversión.

Ya que me enfade de recorrer la ciudad, eche mano al nextel y le mande una alerta al pariente, estaba ocupado el muy cabron, pero me recomendó un lugar muy bueno, el nombre no se los puedo dar, porque es exclusivo, ahí puro personaje vip entra, y si no te invita un socio nunca conocerás el interior, el pariente es socio del lugar, hizo una llamada y después me llamo a mi y me dijo:

-listo pariente, ya te están esperando, tu llega y pregunta por el chuy, el te va a atender, le dije que tu eras compa mío, que lo que tu pidieras te lo diera, me dices si no te atiende bien, para quebrarlo al cabron.

-ok pariente, -le conteste yo-

-al rato te caigo por allá, ya que me desocupe de lo que ando haciendo, porque tenemos un asunto que tratar.

-arre lulu pariente, aquí te espero, nomás no me quedes mal.

-cuando chingados te he quedado mal, a ver dime cabron.

-pos nunca cabron, nada mas la hago de tos ome, ya sabes que somos camaradas.

-arre pues, ve calentando motores, porque la noche va a estar larga.

-arre lulu.

Ahí quedo la platica, para ese momento ya me encontraba cerca del lugar, llegue, me estacione y me dirigí a la puerta, ahí ya me estaba esperando el tal “chuy”, era un morro de unos 20 años, muy servicial el cabron, de volada me llevo a la mesa, era la mejor mesa del lugar, muy cerca de la pista, ahí se podía ver detalladamente todo el espectáculo.

Pedí una botella de jack daniels, me serví un trago, y en ese momento comenzó el espectáculo, no se los voy a describir, porque me imagino que ya saben que es lo que pasa en un table dance, las bailarinas hacen como que bailan y nosotros nos dedicamos a verles el culo y las tetas a las viejas, viendo cual nos gusta para llevarla al privado.

La verdadera acción sucede ahí, en el privado es donde bailan para ti solo, y si les gustas hasta puede que te hagan una mamada, o incluso puedes cogertelas ahí mismo, la neta a mi no me gusta coger ahí, es muy incomodo coger en un sillón individual, no te da libertad de movimiento y tampoco hay mucha privacidad, aunque eso es algo que a mi no me molesta, pero bueno mejor les platico como fue que me ligue a Ingrid, como comprenderán ese no es su verdadero nombre, el real si lo conozco pero no lo voy a revelar, ella es un amor de persona y una fiera en la cama, y se merece todo mi respeto.

Como les decía líneas arriba, ya me había servido el primer trago cuando la vi, ella fue la cuarta en salir a la pista, Ingrid es alta, mide 1.70, es muy delgada pero con unas tetas de campeonato y unas nalguitas que válgame dios, hacen que tenga una erección cada vez que la veo, su piel es blanca, y su cabello castaño le llega al hombro, su carita es de otra galaxia, es muy hermosa, y su nariz respingada la hace parecer una princesa, en fin, Ingrid es toda una diosa hecha mujer, nada mas de verla bailar me dieron unas ganas encabronadas de hacerle el amor, si oyeron bien, hacerle el amor, no nada mas cogermela, porque sabrán que coger y hacer el amor son dos cosas muy diferentes, pero eso que se los explique mi compañero de blog, a mi francamente me da hueva y no tengo paciencia para explicarles esas cosas.

Ya que Ingrid termino su turno y se fue al camerino, le mande hablar al chuy, le pregunte como se llamaba ella, ahí fue donde me dijo su nombre de batalla, le pregunte si ella hacia full service, y me dijo que no, que ella nada mas bailaba, que no cogia con los clientes, puta madre, cuando me dijo eso me encabrone, no era posible que tuviera tan mala suerte, la mejor vieja del lugar y no coge, chingao, pero después de la encabronada decidí hacerle la lucha, de todos modos no perdía nada, le di mil pesos al chuy y las llaves de la camioneta, le di instrucciones de que comprara un ramo de rosas y se lo llevara de mi parte, a esas alturas ya estaba mas que decidido a hacerle el amor a esa flaquita, y no descansaría hasta lograrlo.

No hay comentarios: