lunes, 29 de diciembre de 2008

48 horas

Ya pasaron dos días desde la ultima vez que te vi, dos días que han sido eternos, 48 horas que me han permitido reflexionar muchas cosas, y entender otras pocas, no me arrepiento de lo que hice, de lo que si me arrepiento es de la forma en que lo hice, pero que puedes esperar de alguien que esta enamorado y ve la posibilidad de perder al amor de su vida, ¿Qué hubieras hecho tu en mi lugar? Actué de esa forma porque te sentí perdida, sentí que te escurrías entre mis dedos como si fueras de arena, fue como si arrancaran una gran parte de mi, te sentí perdida, y me gano el instinto, no pensé lo que hice, ni lo que dije, se que fue una estupidez, porque te perdí de todas las formas que podía haberte perdido, te perdí como el amor de mi vida, como mi mejor amiga, y como mi confidente.

Me quede solo, porque en este mundo solo tu me hacías compañía, y todo por una miserable duda, te perdí por nada, por un momento de desesperación, te perdí, por creerte perdida, se que suena ilógico, pero así fue, pero si me viera otra vez en la misma situación, creo que lo volvería a hacer.

Mi relación contigo comenzó como una amistad, pero la verdad siempre me costo un esfuerzo muy grande ser tu amigo, no es porque no valgas la pena, si no al contrario, yo quería ser algo mas que tu amigo, pero tu no lo sentiste así, y yo con tal de no alejarme de ti acepte esa situación, quizá hubiera sido mejor haber mantenido la distancia que yo usaba para no acercarme a ti, pero tu no lo permitiste, con muy pocas arremetidas de tu carisma lograste derribar esa muralla que yo tenia levantada entre nosotros.

Siempre supe que tu serias una parte muy importante de mi vida, y hace poco descubrí el porque, descubrí que tu eres mi alma gemela, y no bromeo, nunca antes había dicho algo con tanta convicción y seriedad.

Creo que por eso yo llegue a tener algo de importancia en tu vida, y no fue necesariamente por la amistad que cultivamos, porque realmente tu nunca te abriste conmigo, nunca me dejaste conocerte a fondo, solamente me dejaste rascar la superficie de tu mundo, realmente es muy poco lo que supe de ti por tu boca, todo lo que se, lo se porque lo siento, porque estamos conectados en un nivel muy profundo, quizá tu no sientes lo mismo, pero yo si estoy conciente de eso, es como si pudiera leerte con solo mirarte, casi puedo leer lo que piensas, con solo mirarte a los ojos.

Siempre fui abierto te contaba todo, nunca me guarde ningún secreto para ti, y tu siempre que te pregunte como estabas, solo contestabas “bien”, y cuando te preguntaba como iban las cosas con el, siempre me contestabas lo mismo, nunca me tuviste la confianza de abrirme tu corazón, y quizá fue mejor así, porque creo que me hubiera enamorado mas de ti.

Han transcurrido poco más de 48 horas y yo te extraño como si tuviera años de no verte, me hace mucha falta verte, sentir tu presencia, aunque no digas ninguna palabra, mi corazón y el tuyo platican sin necesidad de que nuestros labios digan nada, ellos se necesitan el uno al otro, pero nosotros estamos empeñados en separarlos.

Se que la culpa es mía, por no quedarme callado, pero tarde o temprano la verdad saldría a flote, y si de todas maneras te iba a perder, creo que fue mejor que fuera de una vez, así puedo seguir hacia delante, siguiendo con mi vida, aunque vaya dejando por donde paso un rastro de la sangre que derrama la herida de mi corazón.

No hay comentarios: