lunes, 17 de noviembre de 2008

se nos murio el amor

Me encuentro sentado en la mesa de un café, intentando leer un libro, el mismo libro que empecé el día que te conocí y que aun no he podido terminar, porque tu recuerdo no me deja concentrar, el contacto de mi boca con la taza de café caliente me recuerda tus labios, esos labios tibios que bese tantas veces, aun no entiendo que fue lo que nos paso, si nos queríamos tanto, desafortunadamente, nunca nos dimos cuenta que el amor se nos convirtió en rutina, olvidamos decirnos cuanto nos amamos, dejamos que el tedio de la vida invadiera nuestra relación. No supe en que momento deje de de seguirte conquistando, ni tampoco me di cuenta cuando dejaste de despertarme con un beso, no entendimos por que, ni cuando comenzamos a odiarnos, pero fue por eso, y ahora que me doy cuenta me arrepiento de haber dejado que todo terminara así.

ahora que recuerdo porque te amaba, me doy cuenta de que lo sigo haciendo, sigo despertándome en la mañana esperando ver tu cara junto a la mía, extraño enojarme por tener que quitar tus cabellos de la coladera, extraño tu costumbre de dejar tus cosas regadas por todas partes, pero lo que mas extraño es el calor de tus brazos, ese calor que me reconfortaba cuando tenia un mal día, ojala nos hubiéramos dado cuenta a tiempo de que se nos moría el amor, pero lamentablemente no fue así, ya es demasiado tarde para revivirlo...

1 comentario:

Marco Ramiro Hernandez dijo...

no se porque diablos pero me parece tan familiar....

mmmm... (te estare observando)