viernes, 17 de octubre de 2008

ella parte 6

Una vez que se hubo recuperado un poco, el se monto encima de ella penetrándola, arremetía salvajemente una y otra vez entrando y saliendo de ella a un ritmo vertiginoso, ella ya entregada al placer solamente se dejaba llevar. Después de hora y media de estar entregados al placer y a la lujuria se quedaron dormidos, para ese entonces ya casi estaba por salir el sol.

Mientras tanto en otra parte de la ciudad se llevaba acabo una redada en busca de narcomenudistas, en un tugurio de mala muerte, ahí se encontraba haciendo negocios el, el desgraciado que la había vendido por unos pesos, nadie pensaría que el destino se cobraría tan rápido la cuenta que tenia pendiente por la canallada que había cometido con ella.

En grupos de 3 las patrullas de policías, en silencio para no alertar a los delincuentes que tenían en la mira, se pararon una cuadra antes de llegar, ahí se bajaron todos, traían equipo táctico y armas cortas de asalto, rodearon toda la cuadra, no dejaron ningún flanco por donde pudieran escapar, un equipo de veinte policías llego hasta la puerta del lugar, otro equipo de diez hombres mas estaba en la parte trasera, entre los dos equipos cubrieron todas las salidas posibles, no tardaron mas de 5 minutos en tomar por asalto el lugar, dentro había alrededor de cincuenta personas, la mayoría borrachos y drogadictos crónicos y prostitutas, el estaba sentado en una mesa, cerca de la salida de emergencia, no estaba solo, había tres mujeres con el y dos hombres malencarados, que días después, cuando los identificaron se supo que eran dos sicarios de un cartel del norte del país.

-quietos todos, no se muevan, policía federal, quedan todos detenidos.
Fue lo que grito el comandante que dirigía la operación, el pánico se apodero de los que se podían mover, intentaron correr hacia las salidas, pero fue inútil estaban sitiados, los dos tipos que estaban acompañándolo a el sacaron sus armas y comenzaron a disparar en contra de los uniformados, estos en una rápida reacción repelieron el fuego matándolos, nadie mas se atrevió a disparar, era demasiado grande la presencia de los policías como para intentar cualquier cosa. El despacio intento salir por la puerta de emergencia, pero no contó con que al otro lado de la puerta ya lo estaban esperando.

-quieto, no te muevas, tirate al piso y pon las manos en la nuca. –grito el comandante que estaba a cargo de cubrir ese flanco.

El se tiro al piso obedeciendo las ordenes que le daban, le pusieron las esposas y se lo llevaron en la patrulla a las instalaciones de la policía, dentro lo metieron en un cuarto sin ventanas, ahí ya lo esperaban los investigadores para interrogarlo.

-siéntate cabron. – le dijo uno de los investigadores.

-te voy a hacer unas preguntas y no quiero que me salgas con pendejadas.

-no voy a decir nada, es inútil que me interroguen. –contesto el.

-ya veremos si sigues tan huevudito mas al rato cabron, mas vale que cooperes o te va a cargar la chingada.

-¿Quién es tu jefe?. –pregunto el investigador

-ya te dije que no te voy a decir ni madres.

-ok pues tu lo pediste pendejo, te va a tocar el tratamiento especial.

-pareja quitale la ropa a este pendejo y amarralo con alambre a la silla,

ya desnudo, lo amarro en la silla, conecto un cable de una maquina de soldar a una de las patas, y el otro comenzo a pasarlo por la silla haciendo que una corriente electrica le recorriera todo el cuerpo haciendolo gritar de dolor. –contesta cabron, quien es tu jefe? –ya te dije que no te voy a decir nada. Cada vez que le hacian una pregunta y no contestaba le daban una ronda de golpes en la cara y el estomago, asi estuvo cerca de media hora, hasta que llego a su limite, esto lo consiguieron los investigadores calentando un picahielo y encajandoselo en diferentes partes del cuerpo.

-Esta bien, ya no me madrees, te voy a decir lo que quieras.

-no que no putito, ni aguantas nada, a ver ¿dime quien es tu jefe?

-yo no tengo jefe, trabajo solo.

-ok ¿entonces a quien le compras la mercancía?

-me la vende un cabron que le dicen el don, que trabaja para el patron.

-aaa eres gente del patrón, entonces ya te cargo la chingada, tenemos ordenes de el de darle cuello a todos los soplones.

-ponte a rezar puto porque ya te cargo la verga.

Fue lo ultimo que escucho antes de que el investigados sacara su pistola y le vaciara el cargador en la cabeza, después con una cuerda de piano y un tubo lo desmembraron, haciendo un torniquete con la cuerda de piano y el tubo fueron cortándolo en pedazos hasta que quedo hecho un rompecabezas, lo metieron en varias bolsas y lo subieron en la cajuela de la patrulla, salieron rumbo al basurero municipal y ahí se deshicieron de los restos. Días después encontraron el cadáver, pero nunca dieron con la identidad porque no encontraron las manos por ninguna parte, se las comieron los perros, y la cara quedo deshecha después de tantos balazos.

1 comentario:

Camilo dijo...

Me encanta siendo un blog personal es muy bueno... nos vemos pasate por mi blog y devolve este comentario jeje nos vemos desde ya GRACIAS!

http://juegosvairon.blogspot.com/