miércoles, 3 de septiembre de 2008

Ya para que



-Hola marina, te he estado buscando toda la mañana

-Que raro yo he estado aquí todo el dia.

-Te buscaba porque tengo algo muy importante que decirte, tengo mucho tiempo dándole vueltas en mi cabeza a este asunto, pero ya no aguanto mas y te lo tengo que decir.

-Me estas asustando es algo grave?

-Pues si y no todo depende de lo que me contestes.

-A ver dime que me tienes que decir ya me pusiste nerviosa.

-Mira ya tenemos tiempo de conocernos, y la verdad es que me gustas mucho y que te quiero…

-¿Me quieres? o ¿me amas? Porque son dos cosas muy distintas.

-La verdad es que te amo desde el primer día que te vi, desde ese día siento una presión en el pecho cada vez que te veo, me pongo a temblar cuando te tengo cerca. Mira mis manos, la verdad es que estoy temblando de nervios, pero hoy me di valor para decirte esto porque ya no aguantaba la desesperación, pero quiero saber que piensas tu, yo estoy loco por ti, pero yo no se que sientes tu por mi y quisiera que me lo dijeras.

-Noo, no me hagas esto por favor, ya para que me lo dices, si ya me voy a ir.

-No te entiendo como que te vas a ir

-Si, me voy a ir a mi ciudad.

-Eso no importa, yo te espero hasta que terminen las vacaciones, pero por favor dime que sientes tu por mi porque la duda me esta volviendo loco.

-Yo también estoy enamorada de ti, pero ya es tarde, ya me voy a ir.

-Adiós Javier

-Espera, a donde vas, por que corres?

-Adiós, te amo…


En ese momento Javier no entendía que ella no se marchaba de vacaciones, ella se iba para siempre de su lado y posiblemente nunca la volvería a ver, pero eso solo el tiempo lo dirá, ella se fue con lagrimas en los ojos, amándolo, y el se quedo esperándola con la ilusión de volverla a ver despues de las vacaciones, pero lamentablemente entendió lo que ella le quería decir hasta el día que el regreso de vacaciones y no la encontró.

No hay comentarios: